superar

Superar una ruptura: ¿Por qué a veces cuesta tanto?

“Donde quiera que estés te gustará saber que te pude olvidar y no he querido”.  Joan Manuel Serrat

Éste no es el primero ni será el último artículo referido al tema de la superación. En la red podemos encontrar cientos que tratan el tema desde enfoques tan esperanzadores como ilusos como “¿Cómo superar una ruptura en 8 sencillos pasos?” o “5 formas para superar una desilusión amorosa rápidamente”, hasta otros basados en teorías explicativas (que no dejan de ser válidas) tratando de entender los pensamientos, emociones y conductas que subyacen a las dificultades encontradas en esta tarea.

Y podemos encontrar asimismo cientos de consejos tan importantes como permitirse estar triste y dejarse sentir, tomarse un tiempo a solas para sanar y reencontrarse con uno mismo, pasar tiempo con amigos y divertirse, conocer gente nueva, perdonar y perdonarse, empezar nuevas actividades, mantenerse ocupado o dejar que el tiempo haga su parte.

Incluso otros tan ilustrativos y detallados (nótese la ironía) como aceptar la situación, ser racional, pensar de forma positiva sobre lo ocurrido, evitar el odio, o cambiar la forma en la que ves la vida.

Más allá de la efectividad o factibilidad de estas pautas, a veces puede ocurrir que después de una ruptura y tras haber dado muchos de los pasos: haber estado tristes, salido con amigos, conocido personas nuevas, haber tenido momentos a solas para elaborar lo ocurrido y perdonar; tras habernos repetido una y otra vez que tenemos que seguir adelante, que es lo mejor; tras haber llegado a sentir por momentos que habíamos dejado todo atrás… Realmente no hemos superado, seguimos sufriendo internamente, seguimos preguntándonos cuándo terminará, cuándo dejaremos de estancarnos y de descubrirnos de nuevo echando de menos, recordando con nostalgia los buenos momentos y obviando los malos. ¿Conocéis esta sensación?

El problema es que seguimos teniendo esperanza. Porque sí, a veces esta también es un problema. Seguir teniendo esperanza supone que una parte de ti, por mucho que luches, no quiere superar “por si acaso”.

¿Por qué podría alguien no querer superar? Fácil. Perder la esperanza supone que no haya vuelta atrás. Nos preguntamos: “¿Qué pasa si se arrepiente?, ¿Si quiere volver y yo ya me he olvidado?”

Pero, decidir dejarlo en el pasado también significa soltar el peso que llevamos a cuestas desde hace tiempo y que no nos está dejando avanzar.

Superaremos de verdad cuando nos decidamos a hacerlo con todas las consecuencias.

Podemos decidir no hacerlo y esperar, por supuesto. Podemos, es nuestra decisión. Puede que con el tiempo ganemos, la posibilidad existe. Pero probablemente también perdamos en tranquilidad, bienestar y satisfacción. Nos perderemos aprendizajes y nuevas oportunidades que no tendrán lugar.

Es normal que nos de miedo desprendernos de algo que ha sido importante, pero llega un momento en que hay que decidir dejar de aferrarse. Para poder recibir algo nuevo primero hay que dejar de sujetar lo anterior con los puños cerrados. Es decir, soltar.

Claro, esto es mucho más difícil que los consejos típicos. Ahora salir de fiesta y estar a solas o incluso llorar hasta deshidratarse nos parece pan comido. ¡Ojalá eso fuera todo!

Cuesta y duele porque es una decisión muy muy difícil, pero es el único camino para definitivamente seguir adelante sin seguir arrastrando algo que ya no depende de nosotros. Es decidirse a perder la esperanza de que las cosas vuelvan a ser como eran, coger fuerzas, despedirse y seguir.

Lo vivido siempre formará parte de la historia de nuestra vida, pero no siempre dolerá en el presente.


¿Qué piensas sobre este tema? Comparte si conoces a alguien a quien pueda interesarle y comenta si quieres dejar tu opinión.

Sobre la autora

Elena Marín

Psicóloga especializada en Trastornos de la Conducta Alimentaria, Obesidad y Coaching Nutricional e interesada en autoeficacia, empoderamiento y desarrollo personal.

Ver todas las entradas

8 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.