Miedo

Miedo a actuar: Cómo reconocerlo y evitarlo

”Cuántas cosas perdemos por miedo a perder”. Paulo Coelho.

Lo cierto es que muchos, a menudo, vivimos quejándonos de que las cosas no nos salen como queremos, pero vivimos buscando excusas para no hacerlas o no ir por el camino que nos llevará a lograrlas.

Elegimos quejarnos porque tememos la incertidumbre de hacer algo distinto. A veces, repetir una vez más los errores a los que estamos acostumbrados, lejos de molestarnos, nos hace sentir seguros. Es lo que conocemos, es lo que siempre hemos hecho, nuestra famosa “zona de confort”. Tememos tanto hacer algo distinto que preferimos quejarnos y repetirnos y contar a otros la poca suerte que tenemos.

En realidad, esta queja esconde una gran verdad. Que tenemos miedo de arriesgarnos a hacer, decir, actuar diferente. En realidad nos quejamos de nuestra cobardía para enfrentarnos a lo que nos pasa y de nuestra parálisis para actuar.

Miedo a sufrir, a hacer el ridículo, al fracaso, a no lograr nuestros objetivos, a la soledad, a no estar a la altura de las expectativas ajenas…

Ni siquiera tiene qué estar dirigido a lo que es considerado difícil, duro o doloroso. Miedo a no ser correspondidos, pero también a serlo y hacer algo maL. Miedo a perder, pero también a ganar y no saber por qué luchar ahora. Miedo a olvidar o a ser olvidados. Miedo a equivocarnos y también a acertar y no saber qué hacer después. Miedo a la tristeza y a no saber manejar la alegría. Miedo a decir que si y arriesgarnos y a decir no y que tenga consecuencia. Miedo a arriesgarnos a que salga mal y a no arriesgar y quedar estancados.

El temor puede llegar a paralizar, eso bien lo sabemos. Entonces, ¿qué podemos hacer para actuar si tenemos miedo?

Actuar con miedo.

Esperamos que desaparezca para empezar a enfrentarnos a los desafíos. Pero no va a desaparecer hasta que actuemos a pesar del miedo. No hay otra forma. No existe el momento ideal que esperar. No existe un plan mejor, una compañía mejor, una actitud mejor. No antes de actuar.

Todo con lo que contamos es nuestras ganas de que las cosas sean distintas y el momento presente. Ayer y mañana no podemos manejarlos. Pero hoy sí.

Algunas claves importantes para lograr actuar con miedo:

Reconocer y aceptar. Tenerlo es natural. No nos estamos defraudando (ni a nadie más) por tenerlo. Rechazarlo, fingir y negarlo no sirve de mucho. Reconocérnoslo y aceptar que está ahi y que es eso lo que nos está ocurriendo es el primer paso.

Al aceptar nos estamos dando el permiso de luchar.

-Hacer todo lo posible por no evitar. La clave es el afrontamiento, la estrategia es lo de menos. El único requisito es que sea útil. Que lo que decidamos hacer sirva nos lleve o nos acerque a cumplir nuestro objetivo. Si tememos, por ejemplo, hablar con una persona y hacer el ridículo y, al verla, nos escondemos, conseguiremos disminuir el temor, si, pero evitar, escondernos, claramente no es una estrategia útil. Nuestro objetivo, hablar con ella, no se ha conseguido y así ocurrirá siempre en oportunidades sucesivas. Cuanto más evitamos algo por miedo, más aumenta éste. Sin embargo, cuanto más actuamos con miedo, más seguridad ganamos.

-Preguntarnos ¿qué es lo que realmente nos preocupa?, ¿qué es lo peor que puede pasar?

Si nos sale mal, aprenderemos del error. El mayor error sería no intentar luchar por mejorar y perder la ocasión.

-Recordar que solemos arrepentirnos mucho más de las cosas que no hemos hecho que de las que sí.

-No esperar al momento perfecto. El mejor momento es ahora. Esperando que las condiciones sean perfectas, seguramente no actuemos. Siempre nos va a parecer que puede haber un momento mejor, un plan mejor, una actitud mejor. Sólo sabemos si el momento es el correcto actuando para comprobarlo.

miedo


¿Qué piensas sobre este tema? Comparte si conoces a alguien a quien pueda interesarle y comenta si quieres dejar tu opinión.

Sobre la autora

Elena Marín

Psicóloga especializada en Trastornos de la Conducta Alimentaria, Obesidad y Coaching Nutricional e interesada en autoeficacia, empoderamiento y desarrollo personal.

Ver todas las entradas

4 Comentarios

  • “Esperando que las condiciones sean perfectas, seguramente no actuemos”, escribes y tienes razón, Elena. El miedo está ahí y quedarse en la zona confortable con la excusa de esperar el momento perfecto es un autoexcusa reconocible a poco que indaguemos… Está bien que nos hables del Miedo, de los Miedos y que nos des claves para afrontarlos sin dogmas ni recetas, presentándolo como posible y aceptando que cualquier estrategia es buena si es útil para avanzar… sin miedo.

  • Elena, me parece profundo e interesante tu artículo y coincido en tus argumentos. El miedo forma parte de nuestras vidas, pero si actuamos y no nos dejamos arrinconar por él, estamos en el camino de superación. El miedo a la muerte es también un miedo a la vida, porque vivir implica riesgos q debemos afrontar.

  • ¡quien dijo miedo! me encanta este artículo, ahora me estoy preguntando cuáles son los míos. Una vez leí… que probablemente lo que mayor miedo le puede causar a uno mismo, es lo que mas desea ser o llegar a ser en la vida. No se si será cierto, pero sí sé que produce satisfacción al menos haberlo intentado, aunque algunos hallamos tenido que actuar como verdaderos “kamikazes”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.