aprender

Aprender de nuestras experiencias para crecer: Una parte importante de la vida

Así como se dice, o tal vez habremos escuchado, que es importante permitir a los bebes, cuando empiezan a andar, que lleven su ritmo; cuán necesario es dejar, dentro de lo seguro, que se caigan y los beneficios de aplaudir sus caídas como parte de su aprendizaje, ¿por qué no actuamos de la misma manera y somos igual de indulgentes y autocompasivos con nosotros mismos a la hora de aprender?

A lo largo de nuestras vidas, todo lo que hacemos y nos ocurre es aprendizaje.

 

”La vida es aprendizaje, cuando dejes de aprender, mueres”. Tom Clancy.

Como ya hemos mencionado en algún momento, estamos hechos de experiencias.

Yo soy yo y mi circunstancia; si no la salvo a ella, no me salvo yo”. Ortega y Gasset.

Todo lo que vivimos forma parte de lo que somos, toda experiencia, positiva o negativa, nos deja una huella.

Y tenemos el poder de lograr que esa huella signifique un aprendizaje, de la que salgamos fortalecidos y que nos ayude a afrontar situaciones parecidas en el futuro con más fluidez, o, por el contrario, se convierta en una herida sin cicatrizar, que suponga un límite, una carga y un sufrimiento continuo.

El pasado es parte de lo que somos pero no nos define inevitablemente.

Podemos considerar que tener la oportunidad de aprender de nuestras experiencias es una de las mejores partes de la vida, de lo que supone vivir.

Nos otorga satisfacción por el esfuerzo que ponemos para seguir adelante y que éste vale la pena y nos da una valiosa sensación y conciencia de autonomía.

Aprender aporta placer y satisfacción, lo cual nos acerca a la felicidad y nos da ganas de seguir esforzándonos.

El hándicap quizás, está en que la vida es un aprendizaje sin ensayos, una improvisación en directo. No hay ensayo que valga porque todo vale, todo cuenta.

Por eso, es a través de las situaciones que nos suponen un desafío, las que nos cuesta aceptar o a las que nos es difícil encontrar una solución o diferentes alternativas para superarlas, como realmente aprendemos, crecemos y nos desarrollamos como personas.

Lo fácil es aburrido, sin desafío no hay realmente vida.

Todo lo que vivimos es una “prueba” que nos da la oportunidad de aprender, mejorar y potenciar nuestras habilidades y recursos para actuar en el futuro.

Vivir no es algo estático. Es un proceso que supone cambiar nuestra percepción a lo largo del camino. Lo ideal será que este cambio nos encamine hacia el bienestar y nos aleje del sufrimiento.

Es posible que a veces hayamos pensado, “qué suerte tienen esas personas a las que no les pasa nada malo, las que tienen más facilidades, a las que se les ha dado todo hecho. Su esfuerzo es mucho menor y pueden dedicarse a disfrutar”.

Sin embargo, el disfrute suele ser mayor cuando valoras el camino y el esfuerzo. Valoramos la vida cuando tiene un sentido. Y aprender nos da sentido.

¿Por qué será que tantas personas famosas y millonarias tienen depresión o utilizan las drogas como consuelo? En muchos casos, esto ocurre porque a estas personas “no les falta nada”, excepto la propia “falta”. Les falta la oportunidad de luchar por mejorar.

Es muy posible que cuando a estas personas a las que todo les ha sido fácil les pase “algo”, al no haber tenido un “entrenamiento”, reaccionen o se enfrenten a ello de manera que a otros les parezca desproporcionada, como si fuera el fin del mundo. No han tenido las mismas oportunidades de aprender de contratiempos o errores.

Por esto, deberíamos siempre sentir orgullo de nuestras experiencias, de las malas épocas, baches o acontecimientos inesperados que hemos superado, e incluso agradecimiento por las oportunidades y los desafíos.

Habrá momentos en que sintamos que todo nos está saliendo mal. Que “no salimos de una para entrar en otra”, que “lo negativo atrae negativo”. Es difícil que no vivamos algo que nos supere en algún momento.

¿Cómo logramos aprender de ello para salir fortalecidos y afrontar otras situaciones en el futuro?

    1. Darnos permiso de equivocarnos. Vale más y genera mucha más valentía y sabiduría aprender a levantarnos y seguir adelante que nunca vivir nada que suponga un desafío. Equivocarnos no es un fracaso, al contrario, es una parte importante de la vida y la única manera de avanzar.
    1. Aceptar lo que nos ocurre y la situación tal cual es y tomar conciencia de lo vivido, no mirar hacia otro lado.
    1. Comprometernos a hacer lo que esté en nuestras manos para no volver a pasar una situación similar.
    1. Tener presente que todo lo vivido supone un aprendizaje y aprovechar la oportunidad para reflexionar sobre lo ocurrido y sacar algo útil de ello.
  1. No olvidar felicitarnos, sentir orgullo de lo que hemos sido capaces de superar y tener muy en cuenta y valorar nuestros esfuerzos, para empoderarnos y sentirnos con fuerza para afrontar lo que venga.

Por todo esto, os deseamos que no os den todo hecho y que muchas cosas no se os hagan fáciles. Y con la misma alegría, podamos aplaudirnos al caer, nos pongamos de pie y sigamos andando.

¿Qué piensas sobre este tema? Comparte si conoces a alguien a quien pueda interesarle y comenta si quieres dejar tu opinión

Sobre la autora

Elena Marín

Psicóloga especializada en Trastornos de la Conducta Alimentaria, Obesidad y Coaching Nutricional e interesada en autoeficacia, empoderamiento y desarrollo personal.

Ver todas las entradas

3 Comentarios

  • He recordado el poema “Itaca” de Kavafis, leyéndote hoy, sintiéndome invitada a seguir aprendiendo en el camino que es vivir aunque a veces sea mucho el trecho recorrido y corto el conocimiento acumulado. Hoy especialmente agradezco tus palabras, y las releo para recuperar fuerza. Gracias Elena.

  • Comparto tus reflexiones, Elena. El vivir implica riesgos y la vida es pura experiencia. Dichosos somos si sabemos aprender de las experiencias, sobre todo de las más graves si logramos superarla. El caer, tocar fondo, levantarse y seguir caminando sin miedos y con más sabiduría.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.